LA NAVIDAD
Misa Vespertina

Autor: Fr. Carlos Lledó López O.P.

 

 



MEDITACIONES

 

NAVIDAD

MISA VESPERTINA - CICLO A



Meditamos el tercer misterio gozoso del Rosario. Nos postramos ante el Portal de Belén y nos disponemos a la adoración del Niño Jesús que va a nacer de la Virgen María por obra del Espíritu Santo


PRIMERA LECTURA. Isaías, 62. 1-5.


El Pregón del Profeta Isaías.

El profeta Isaías es el heraldo que anuncia el amor de Dios a su Pueblo: no callaré y no descansaré hasta que amanezca el nuevo día y la salvación llamee como antorcha.
La Iglesia sigue gritando el amor de Dios a su pueblo, al mundo, a las familias, a los gobernantes... a todas las gentes: Dios os ama.

Abríos al amor.

Contenido del pregón:
El contenido central del pregón del Profeta es el amor de Dios Se manifestará en forma de Justicia, restableciendo el equilibrio roto por el pecado, con la abundancia del amor misericordioso. Será nuestra Salvación por el don de la vida sobrenatural. Será nuestra glorificación porque nos hará partícipes de la Gloria de Dios que cantarán los ángeles. Será nuestro Dios, Dios con nosotros y para nosotros. Abramos las puertas al Redentor.

Por lo tanto.


Ya no seremos un pueblo abandonado... No estaremos solos. Dios estará con nosotros y nos amará con amor esponsalicio porque se entregará hasta la muerte y muerte de cruz.

Invocación mariana.

Santa María, Tú fuiste excepcional y privilegiadamente preparada para ser la Madre de Dios. Por eso, eres llena de gracia, Inmaculada concepción, siempre Virgen. Enséñanos cómo preparar nuestros corazones para acoger a tu Hijo con la conversión y la renovación de la gracia.



 

SEGUNDA LECTURA. Hechos de los Apóstoles 13, 16-17. 22-25.

El Pregón de San Pablo:

¡Escuchad!. Ha nacido Jesús de la descendencia histórica de David. Es el Hijo eterno del Padre, Dios como el Padre, que se hace hombre de María Virgen por obra del Espíritu Santo. Es nuestro Salvador. Dejaos salvar...

¡Escuchad! Lo ha pregonado también San Juan Bautista: preparad los caminos del Señor, allanad los senderos, dejad el pecado, recuperad la gracia que viene Jesús, nuestro Salvador.
Invocación mariana.

Santa María: Tú, entregada a Cristo en esclavitud de amor, enséñanos cómo entregarnos a Cristo que viene y a su Evangelio, en la Iglesia, con todas sus consecuencias.


TERCERA LECTURA. San Mateo 1, 1-25.

El Pregón de S. Mateo.

El Evangelista anuncia: El nacimiento de Cristo fue de esta manera. María, desposada con José, concibe por obra y gracia del Espíritu Santo, no por obra de varón. Es Madre y Virgen.
José no conoce el misterio y sufre lleno de dudas. El Ángel del Señor lo instruye: no temas, acoge a María por esposa. El misterio de la maternidad es obra del Espíritu Santo: dará a luz a un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados. José obedece, acoge a María y tutela el misterio de la Madre virgen y del Hijo.

Y nació Jesús.

Y nació Jesús. Es el misterio de la medianoche que inunda de luz al mundo. Que Dios bendiga la alegría de las familias... que recéis... que os acerquéis a la Misa, al Portal de Belén para adorar el Misterio del Niño Jesús, nuestro Salvador.

Invocación mariana.

María: adoramos a Jesús entre tus brazos, tutelado por San José. Jesús es nuestro Dios y Salvador. Muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Que le abramos las puertas de nuestro corazón y nos dejemos penetrar por su gracia que redime y santifica.


¡FELIZ NOCHEBUENA!

 


 
 



 

 
 


             Autor: Fr. Carlos Lledó López, O.P.